La desesperanza de Riberas del Bravo debe cambiar a oportunidades, afirmó Victoria Caraveo


Ciudad Juárez.- Este es el momento de cambiar la desesperanza por oportunidades, de cambiar la zozobra de la comunidad por oportunidades de elevar su calidad de vida, aseguró Victoria Caraveo Vallina, Candidata  a la Presidencia Municipal por el Partido Acción Nacional.

Este lunes la aspirante a la alcaldía el candidato a Diputado por el Distrito 10, Javier Meléndez, acudieron a Riberas del Bravo para tener un encuentro con los habitantes de ese sector, así como conocer sus necesidades de primera mano,

En el sector de Riberas se vive “la desesperanza que hay en todas las personas”, por ello el comentario de los ciudadanos ante las propuestas es: “siempre es lo mismo; nada más cuando quieren el voto andan aquí”, dijo.

“Es triste tener la desesperanza, porque creo que Javier y yo también la teníamos, por eso estamos aquí”, porque hoy es el momento de la transformación.

Agregó que este es el tiempo de trabajo, de no dejar las cosas como ya están ahora, porque “en mí está renovar la esperanza y hacer lo que se tiene que hacer”, que es rescatar Riberas del Bravo, es dar calidad de vida y seguridad a los habitantes de ese sitio.

Comentó que la situación de Riberas del Bravo no le es desconocida, pues ha trabajado con organizaciones no gubernamentales en diferentes puntos de este sector.

Durante el recorrido que hizo con Javier Meléndez se llegó a la conclusión “de que andamos en la misma sintonía del cuidado de los niños, de las personas de la tercera edad; cómo se tiene que preparar todo esto para que exista mayor seguridad y que no sea de la boca para afuera, sino que sea con la acción”.

Si no se actúa, Riberas del Bravo no va a cambiar, seguirá presentando la misma problemática, sin embargo, el trabajo conjunto entre ella, como alcaldesa y Javier Meléndez como Diputado, se podrá transformar esto, aseguró.

Javier Meléndez como que se está haciendo un análisis para determinar cuántas casas hay abandonadas, pero se tiene un número, muy, muy conservador, que indica que por lo menos hay cinco mil casas abandonadas.

No hay comentarios